El gesto más depurado de un autor es no hacer, 

el de su público, celebrar ese gesto.